“Tuve sensaciones en mi cuerpo, sentí 3 cosas raras: en la coronilla adormecimiento, duró mucho tiempo, como un masaje. Luego fue bajando a la frente y sienes, primero al lado derecho y luego al lado izquierdo. Sentí como que hubiesen habido 2 temblores, el primero más fuerte que el otro. Mi pierna izquierda tuvo un movimiento involuntario. Estaba como meditando. Sentía que no tenía respiración, era muy baja la frecuencia cardiaca.”

Cristina Nuñez