Sanación con el Método Melchizedek

“El Método Melchizedek es mucho más que una técnica de activación del cuerpo de luz, sanación y rejuvenecimiento. Es una completa nueva fórmula para la salud física, armonía y ascensión espiritual.”

El método Melchizedek es una herramienta para nuestra evolución personal. Es un método de ascensión que nos ayuda a transitar en nuestro camino de evolución día a día.

Fue canalizado por Alton Kamadon, clarividente natural nacido en Australia, quien recibió todas estas enseñanzas de THOTH, Maestro de Alquimia y Magia en el Antiguo Egipto.

Se trabaja en un marco muy protegido de elevadas energías de luz y amor donde se convocan a los Maestros Ascendidos y a los Maestros universales de sanación.
La herramienta que se usa en el Método Melchizedek es el holograma del amor, forma de geometría sagrada que contiene dentro de sí, la frecuencia del Amor incondicional, la misma frecuencia que trajo el Maestro Jesús a la Tierra. Por eso decimos que el holograma del amor contiene dentro de sí, la Frecuencia Crística.
Al trabajar en la activación del holograma del amor dentro de nuestro Merkaba, estamos activando nuestro vehículo de luz, nuestro vehículo interdimensional. Esto hace que comencemos a aumentar nuestra frecuencia vibracional, atrayendo energía de luz y amor del Cielo y de la Tierra.
Al elevar nuestra frecuencia vibracional, naturalmente comenzamos a desapegarnos de todo aquello que es un bloqueo para nuestro crecimiento y evolución. Nos ayuda a soltar viejos sistemas de creencias y programaciones que nos limitan. Comenzamos a soltar pensamientos, emociones, hábitos y relaciones negativas, como también enfermedades, ya que éstas se originan a partir de una emoción. Este trabajo es muy expansivo y es un viaje a lo ilimitado, al amor incondicional, al no juicio, a la unidad de conciencia y a la unidad en todas las cosas.
Esta es una técnica que sirve para el autodescubrimiento, es decir, la automaestría. Nos ayuda en esta reconexión con nuestro Ser Superior, nos ayuda a reconectarnos con Dios que está dentro de nosotros, latente, esperando que regresemos a casa.
  • Se equilibran los 5 elementos (aire, tierra, fuego, agua más la quinta esencia, espíritu).
  • Se balancean todos los sistemas de chacras.

Se pueden sanar enfermedades o patologías específicas como :

  • Desordenes inmunológicos y alérgicos.
  • Desordenes cardiovasculares, pulmonares, gastrointestinales, hepáticos, endocrínos, hematológicos de la sangre.
  • Desordenes osteomúsculares, tejido conjuntivo.
  • Desordenes neurológicos, psiquiatricos.
  • Problemas en oídos, naríz, garganta.
  • Problemas oftalmológicos, dermatológicos de la piel, dentales y en sistema reproductivo.

 

cabecera9